¡Comparte con tus amigos!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

La verdad es que han hecho unos días un poco raros, climatológicamente hablando. Sin embargo entre chaparrón y chaparrón se han ido abriendo claros que nos han permitido ir a pasear. En esta ocasión os invito a que me acompañéis a un paseo por el Faro del Cabo de Santa Pola.

Lo malo de estos días es que a veces tienes que esperar un buen rato a que ese hueco entre las nubes dejen pasar el sol para intentar conseguir la luz que uno quiere, pero con paciencia y una piedra que no tenga picos para poder sentarse se consigue.

Como recordaréis, el Faro de Santa Pola tiene unas vistas tremendas de la Isla de Tabarca. Hoy la Isla recibía de vez en cuando los rayos del sol, aunque lamentablemente muy de vez en cuando.

El KonTiki sale de la isla en dirección a Alicante.

Esta es una de las nubes que nos ha dado algunos problemas, pero han sido pasajeros.

El Faro de Tabarca

Como novedad la zona del faro tiene unas protecciones de madera y unos bancos en los acantilados además de unos postes de señalización que, de momento, están vacíos. Algo así quiero yo para la Serra Grossa (bueno, eso y que dejen de pegarle «bocaos»)

No me olvido del faro.

Ahora vamos a visitar los antiguos bunkers de la guerra civil. Para ello vamos a volver a la carretera que une el faro con la carretera N-332.

A unos 100 metros, a la izquierda, un poste señaliza al vértice geodésico. Nos vamos a acercar a verlo.

Como podéis observar el vértice está sobre una estructura que parece una habitación. Esa construcción forma parte de una serie de bunkers que hay de la guerra civil. Cuando estamos llegando al faro por la carretera, a mano izquierda, podemos ver unos edificios, actualmente abandonados, que eran unos barracones.  Si seguimos en dirección al mar desde el vértice podemos observar esos dos bunkers que os he comentado (está señalizado) No obstante aquí os dejo el mapa:

En la imagen de bajo podéis observar la estructura de estos bunkers. Se trata de dos elementos que están interconectados entre si a través de un túnel que a su vez está conectado con el exterior mediante dos aperturas en la tierra.  Desconozco si esos bunkers tenían algún tipo de techado. La altura de las paredes es de más o menos 1,80 metros.

Estos son los accesos a los bunkers aunque podemos ir (y os lo recomiendo) directamente a los bunkers sin pasar por estos túneles.

Este es uno de los dos bunkers. Se accede a través de una cuesta. Os recomiendo que andéis con cuidado porque no están bien cuidados, hay bastante basura y bastantes piedras sueltas.

A izquierda y derecha hay dos puertas que están tapiadas. Me da la impresión de que son una especie de refugios unipersonales.

Esta pieza está en el centro y quizá sirvió para poner algún tipo de armamento.

Este es el túnel que conecta este búnker con las salidas que os he comentado antes y con el otro búnker.

Se me ocurren decenas de ideas sobre cómo adecentar estos bunkers.

Terminamos nuestro paseo por el Faro del Cabo de Santa Pola. Vuelvo a recomendaros que miréis por dónde piséis si visitáis los bunker y no os recomiendo que atraveséis los túneles, visitando los puntos que os he especificado en el mapa más arriba os podéis hacer una idea de la estructura de los mismos.

¡Comparte con tus amigos!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

6 comentarios para “Un paseo por el Faro de Santa Pola”

  • ROSI says:

    Me ha gustado mucho.Me he imaginado paseando «in situ «. Fácil de localizar con los mapas de vistas aéreas y las explicaciones adjuntos. Muy didáctico. Gracias.

  • gata says:

    esta super guay

  • Emilio says:

    Hola, os escribe alguien que paso varios años de su infancia en este faro, pues mi padre, farero, estuvo destinado en él entre los años 1950 a 1954. Los búnqueres, que fueron escenario imborrable de mis correrías infantiles por estos lugares para mi tan entrañables,fueron enclavamientos de cañones para defensa antiaerea de costa y fueron construidos durante la guerra civil. Aun recuerdo el haber pasado por los túneles que los comunicaban. Los antiguos barracones (dos) cuyas ruinas aún existen fueron lugar de acuartelamiento de los militares que alli combatieron y entre ellos una pequeña edificación fue lugar de alojamiento del oficial al mando. En mi época, años cincuenta, era la casa-habitación del peón caminero de la zona, que vivía alli con su mujer y tres hijas. Los barracones se habían convertido en graneros y lugar de refugio para ganado. Toda la zona del cabo era en aquella época coto privado de caza y abundaban los conejos de monte, de carne exquisita por cierto. Ni en el faro ni en la casa del peón había aún luz eléctrica y nos alumbrábamos con quinqués de petróleo, el mismo combustible que alimentaba la luz del faro.

  • Mario says:

    Me han encantado, tanto el post como los comentarios.
    He ido muchas veces al Faro, pero todavía no he visitado los búnqueres, y estaba buscando información sobre ellos.

    Muchas gracias!

  • Antonio says:

    Casualmente visité estos búnqueres ayer, y te comunico, que ya están restaurados. Tanto el del vértice geodésico, como los otros dos, pero los túneles que los comunican están cerrados bajo llave. Me quedé con ganas de entrar, pero así se conservarán en mejores condiciones.

  • Estupenda noticia, incluso el hecho de que estén cerrados también es una buena noticia, lamentablemente hoy en día para que las cosas se conserven es necesario cerrarlas con llave. Ahora a esperar que se hagan visitas guiadas y alguien explique su historia.

Deja un comentario

Sobre mi…
Me llamo Angel y nací en la ciudad de Alicante hace unos 35 años. De mi padre heredé la afición por la montaña y la fotografía, afición que quiero compartir con vosotros, así que, poneros las botas y coger la mochila que empezamos la ruta.
Síguenos…
Seguir blog por RSS Feeds Seguir blog por Facebook Seguir blog por Facebook Ver galería de imágenes Ver vídeos
SECCIONES
· · ·
·
· · ·
·
·
·
·
ENLACES IMPRESCINDIBLES
·
·
·
·
MI OTRA GRAN PASIÓN
·
·
·
·
·
·
Archivos