¡Comparte con tus amigos!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Hoy vamos a visitar una ciudad Patrimonio de la Humanidad, hoy «Por ahí no es…» visita Aranjuez.

Aranjuez es un municipio de la Comunidad de Madrid situado a unos 50 kilómetros de la capital. Tiene unos 55,000 habitantes y es uno de los municipios más grandes de la Comunidad Autónoma de Madrid. Es famoso por sus jardines o por su Palacio Real. Fue fuente de inspiración para músicos como Joaquín Rodrigo (para el Concierto de Aranjuez) y escenario de sublevaciones históricas, como el Motín de Aranjuez (1808)

Por falta de tiempo no pudimos estar todo el tiempo que quisimos, sin embargo gracias a mi amigo Héctor Campos pudimos disfrutar de unas horas conociendo una pequeña muestra de lo que el Real Sitio y Villa de Aranjuez puede ofrecer a todos sus visitantes.

Después de conocer al Cronista Oficial de Aranjuez, D. José Luis Lindo, (con quien estuvimos hablando de su relación con Alicante y su amistad con D. Enrique Cerdán Tato, cronista oficial de Alicante) visitamos la plaza del Ayuntamiento o del Mercado o de abastos o…. de muchos nombres. A un lado el Ayuntamiento y en frente el Mercado de Abastos.

Y entre ambos edificios la estatua de Alfonso XII, levantada a finales del siglo XIX como reconocimiento por su actitud frente a la grave epidemia de cólera que sufrió, entre otras ciudades, Aranjuez. El Rey quiso estar junto al pueblo cuando la epidemia llegó a Aranjuez sin embargo el gobierno de la época (Canovas del Castillo) se negó por el peligro que entrañaba estar junto a los enfermos. El Rey, sin previo aviso, partió a Aranjuez y estuvo al lado de los enfermos, consolándoles, repartiendo ayudas, etc. Cuando el gobierno se enteró envió al Capitán General, al Ministro de Gracia y Justicia y al Gobernador Civil para que llevasen de vuelta al Rey a Madrid. Cuando llegaron a Aranjuez, el pueblo ya conocía el gesto que había tenido el Rey y fue recibido con vítores. Poco después, el Rey murió de tuberculosis en el Pardo. (Aquí tenéis la historia completa) En la lejanía me recuerda al Dr. Rico quien también murió dedicado a los enfermos mientras recuperaba para Alicante uno de sus pulmones, el Tossal.

Después de visitar el Ayuntamiento nos dirigimos a la zona del Palacio Real. Antes de entrar en el Palacio visitamos los alrededores. Primero, la Parroquia de San Antonio desde la plaza del mismo nombre. La mandó construir Fernando VI, en el siglo XVIII, en honor a San Antonio de Padua. Al parecer la Capilla Real se le quedó pequeña. La iglesia tiene rasgos italianos, quizá por influencia de uno de sus arquitectos, Santiago Bonavía (Giacomo Bonavia) quien precisamente participó en la reconstrucción del Palacio Real después del incendio de 1748.

La Plaza de San Antonio también recibe el nombre de Plaza de la Mariblanca (es el centro neurálgico de Aranjuez). En mitad de la plaza se levanta la estatua de Venus, más conocida como la Mariblanca. Se construyó en 1762 por Juan Reyna. Su parecido con la Mariblanca de la Puerta del Sol de Madrid hizo que el pueblo la llamara también la Mariblanca. La mandó construir Fernando VI y ordenó que la estatua mirara al norte (hacia Madrid), para dar la bienvenida al visitante.

Seguimos de camino al Palacio Real y entramos en el Jardín del Parterre, un «pequeño» jardín junto al Río Tajo construido a mediados del s. XVIII (por orden de Felipe V) Este jardín tiene en su lado este la fachada del Palacio y cuenta con varias fuentes. Una de ellas es la que nos da la bienvenida, la fuente de Hércules ahogando a Anteo y a ambos lados las columnas de Hércules, Ávila y Calpe. En la parte de bajo el niño Hércules lucha contra una serpiente. Esta fuente se construyó, por orden de Fernando VIII, en 1827 y, aunque su ubicación inicial era la zona trasera de la casa del Labrador (en los jardines del Principe) finalmente se instaló en el Parterre.

Mirando al oeste, el Río Tajo, el río más largo de la Península Ibérica, con más de 1.000 kilómetros que pasa, entre otras muchas ciudades, por Aranjuez, bordeando su Palacio Real.

Otra de las grandes fuentes de los Jardines del Parterre, la Fuente de Ceres, diosa de la agricultura, de las cosechas y de la fecundidad. Fue restaurada en 1828 después de que la original, de 1804, fuera destruida. Fue colocada en este emplazamiento a principios del siglo XX (originalmente estaba en el Jardín del Príncipe) A ambos lados de la diosa tenemos «amorcillos o putti» jugando con espigas de trigo (el de la imagen) y abrazados al cuerno de la abundancia (que en la foto no se ve porque está al fondo, detrás de la diosa)

Al final del jardín del Parterre tenemos el acceso al jardín de la Isla llamado así porque está rodeado por el río Tajo por 3 de sus lados y por una ría artificial en la parte del palacio Real. Este jardín es muy antiguo, se construyó entre 1387 y 1409 cuando se construyó un palacio maestral, el antecesor del actual Palacio. Entonces se construyó la ría aprovechando el meandro del Tajo donde había molinos o aceñas. Posteriormente Isabel la Católica se aficionó a la tranquilidad que se respira en este parque con lo que el jardín se empezó a conocer como el Jardín de la Reina. Luego, Carlos I, Felipe II, Felipe III… se encargaron de convertir los jardines en lo que hoy en día son, una auténtica maravilla. Nosotros, por un problema de tiempo, sólo pudimos disfrutar de un pequeño rincón del gran parque. Desde luego si el resto de parque es similar, vale la pena estar todo un día entero recorriendo estos jardines.

Fuente de Apolo bajo los incipientes colores del Otoño.

El jardín cuenta con numerosas fuentes. Nosotros pudimos ver algunas, entre ellas la fuente del Espinario que consiste en un niño sacándose una espina de la planta del pie. Es una copia de los muchos «Espinardos» que hay en varios lugares, dentro y fuera de España. Representa a un pastor llamado Martius que llevó un mensaje con tal diligencia que sólo se detuvo a sacarse una espina del pie cuando ya había entregado su mensaje.

Otra fuente y, al fondo, el Niño de la Espina.

La Cascada de las Castañuelas, cuenta la historia que el Rey se aficionó a la pesca y podía hacerlo desde una de las habitaciones, sin llegar a salir de palacio. Esta cascada se encuentra en la ría artificial que separa el jardín del Palacio.

Y, por último, visitamos el Palacio Real de Aranjuez. Construido (por orden de Felipe II) por los mismos arquitectos de El Escorial, Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera, se terminó en el reinado de Fernando VI, después del incendio que os he comentado antes, terminando la restauración el arquitecto italiano Santiago Bonavía. Posteriormente, en tiempos de Carlos III se incorporaron las dos alas que cierran el patio de armas. El interior, hoy en día un verdadero museo Real donde se puede ver cómo era la vida de Palacio en el siglo XVIII. Lamentablemente no dispongo de fotos del interior porque está totalmente prohibido, al parecer la gente no entendía que cuando ponía  «prohibido hacer fotos con flash» lo que tenían que hacer era apagar el destello que hace la cámara cuando hace una foto… Hoy en día, para evitar que las obras de arte que hay en el interior se deterioren, no permiten hacer ningún tipo de foto. De modo que os invito a que viajéis a Aranjuez y visitéis el Palacio para conocer un poco más de la historia de España y de cómo los reyes de antaño eran capaces de modificar una ciudad para convertirla en un lugar de reposo.

De nuevo, gracias a Héctor Campos, compañero de aficiones y amigo desde hace muchos años a quien invito a venir a Alicante para contarle nuestra historia de la misma forma que él nos ha mostrado la del Real Sitio y Villa de Aranjuez. Terminamos con las fotos del exterior del Palacio Real.

¡Comparte con tus amigos!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

7 comentarios para ““Por ahí no es…” visita Aranjuez”

  • Forestman says:

    Menudas fotos, como siempre impresionante!!! me encanta esta ciudad

  • Genial, Ángel. Es un placer ver mi pueblo en tu maravilloso blog. Perfecta descripción y fotografías. Eres un auténtico ribereño. Ojalá haya una segunda parte.
    Encantado pasearemos juntos por Alicante. Tengo muchas ganas, desde luego. Tengo que encontrar un hueco.
    ¡Un abrazo fuerte a los dos!

  • Enhorabuena por tu comentario. Soy uno de los mejores amigos de Héctor y tengo que decirte que has escrito una de las crónicas más interesantes de nuestro Aranjuez que había visto. No sé si eres oldfiliano, pero que sepas que en cuanto a tu artículo, tienes una buena mano.

  • AngelValero says:

    Gracias!! Si, soy oldfiliano 🙂 Es mi otra pasión, junto con la fotografía. Me alegra que os haya gustado, en serio!!

    Saludos!!

  • Pequeña Luna says:

    Es muy emocionante leer tu reportaje y ver tus maravillosas fotografías del sitio al que estamos anclados. Enhorabuena por la del pato jeje. Lo siento, pero mi debilidad es ver bichitos, sobre todo gatitos. Para que no te comas la cabeza, estuve con vosotros después de que saliérais de Palacio. Un besazo enorme.

  • AngelValero says:

    Jaja, me lo he imaginado 🙂 Saludos y gracias!!!

  • Trapatroles says:

    Preciosa ciudad con sus jardines. Has captado con buenas fotos la esencia de Aranjuez.
    Saludos

Deja un comentario

Sobre mi…
Me llamo Angel y nací en la ciudad de Alicante hace unos 35 años. De mi padre heredé la afición por la montaña y la fotografía, afición que quiero compartir con vosotros, así que, poneros las botas y coger la mochila que empezamos la ruta.
Síguenos…
Seguir blog por RSS Feeds Seguir blog por Facebook Seguir blog por Facebook Ver galería de imágenes Ver vídeos
SECCIONES
· · ·
·
· · ·
·
·
·
·
ENLACES IMPRESCINDIBLES
·
·
·
·
MI OTRA GRAN PASIÓN
·
·
·
·
·
·
Archivos